lunes, 11 de febrero de 2008

Va dedicado a mi entrenador personal (o personal trainer para los finos)

Como lo prometido es deuda, voy a dedicar una nueva entrada a una persona que lleva formando parte de mi vida desde junio del 2007.

Todo empezó en el momento que mi madre se volvió una super adicta al gimnasio, iba todos los días hacia el mediodía y cuando yo llegaba del trabajo, me machacaba continuamente con los beneficios de hacer ejercicio (viniendo de una persona que su máximo ejercicio era salir por la Calle del Príncipe en Vigo....), no hay cosa peor que los reconvertidos.

Sigamos, un día llega con todos los precios y posibilidades que nos ofrecían si nos apuntábamos toda la familia, tarifa especial para la happy family (como en los menús de los restaurantes chinos, familia feliz); una de las posibilidades era la del personal trainer, que aunque salía bastante mas caro, era una manera de hacer ejercicio mas controlada. Después de mucho pensar, me decido a ir al gym a informarme.

Allí me presento yo toda decidida a preguntar e informarme de cómo iba todo eso:

Pregunto en recepción y aparece un chico, mas bien jovencito (espero que leas esto porque tienes cara de niño), y me empieza a explicar cómo trabaja, me convence y quedamos para el día siguiente. Me salto lo de la pasta porque me duele demasiado para decirlo en alto.

Allá aparezco yo con mi modelito ad hoc. El primer día me hizo un pequeño chequeo para ver cómo me encontraba y creo que como es todo un caballero, sus impresiones se las a guardado para si ya que mi cuerpo no se asemeja demasiado (ni de cerca vamos), al de la tía resultona de gimnasio, mas bien, lo contrario.

Empezé con el una rutina de vernos dos días a la semana con la obligación por mi parte de ir mas veces, cosa que por cierto en un principio hice pero desde que volví de Cuba, ah mi amol, que duro se hace.
La verdad es que mas que una persona que se dedica a hacer su trabajo, Borja que así se llama mi "personal", se ha convertido en un amigo, confidente (creo que con el he sido capaz de hablar de cosas que con muy poca gente he hecho); lo mas gracioso es que tiene que estar mas que harto de que todos le vayamos contando nuestras penas, pero no pasa nada, el te escucha y al final se te pasa la hora volando.
Es un tío genial, aunque ultimamente cuando le digo o mas bien me quejo, pone cara de póquer y me mira como si no le importara lo mas mínimo, lo peor es cuando te dice: "Me ves la cara de preocupado que tengo...", mira que me joroba, pero el impertérrito. Pero lo cierto es que se preocupa de verdad, y por eso como lo prometido es deuda, este post es para ti.

Gracias por todo, nos seguiremos viendo y espero que a Sonia no le parezca mal que te lo haya dedicado. Iba a poner una foto tuya, pero la tecnología y yo estamos reñidas.

Nos vemos el miércoles y espero que no te pases mucho conmigo.

12 comentarios:

El Jardín de Lulaila dijo...

Ay niña, que genial eres. Oye yo quiero uno de esos, ja, ja. Te pone las pilas, te deja el cuerpo listo para lucirlo, te escucha las penas y las alegrías...y dices que es caro....eso no tiene precio. Y guapa, ponte las pilas tu con la ordenador y aprende a colgar fotos, que querempos ver la cara de ese bendito. Borja, guapo ,dale caña. Besos, Lu

borja dijo...

Muchas gracias Laura. Y como bien dices lo prometido es deuda, te escribo este comentario para demostrarte que he leído tu blog.
Que sepas, que si tengo en cuenta cuando te quejas y que aunque no lo creas de verdad que os escucho y valoro muchísimo la sinceridad con la que hablais conmigo, ya que eso indica una confianza, que en ocasiones es difícil de hallar.
Y como no soy muy dado a estas cosas de escribir en la red voy terminando, te envío un beso y el miércoles intentaré que el entrenamiento sea más suave jajaja

auria dijo...

Pues mi experiencia en el único gimnasio que he pisado en esta ciudad ha sido un desastre, precisamente por los monitores, pero en este caso por la falta de atención que me prestaban. Como no sabía hacer nada, pasaban de mi, así que terminé por dejarlo. Si me llego a encontrar con tu entrenador personal seguro que no lo dejo, pero qué maravilla..., porque me queda lejos que si no...

santone dijo...

Voy a tener que hablar yo con ese tal Borja a ver si me echa una mano porque no encuentro el aceite de los 300 por ninguna parte... ja ja ja

Lala dijo...

Lu: tendrías que venirte a Vigo para tener este entrenador, que ya se va cotizando mucho.

Borja: espero que mañana seas venébolo conmigo estoy muy cansadita,jeje...

Auria: a mi también me pasó lo mismo y en el mismo gimnasio, pero ahora es todo distinto.

Santone: olvídate del aceite que de eso me encargo yo (a quedado un poco argg!!), yo quiero ver la batalla en vivo y en directo.

aralis dijo...

Yo fui una vez al gimnasio y estuve caminando en la cinta andadora a paso ligero y cuando ya estaba rendida como no sabía parar.. pegué un salto, que me dio un mareo, que tuve que estar tumbada en una colchoneta 15 con las piernas en alto... Una vergüenza!! que na! no volví!! Ahora intento ir a pasear con los babys!! y como llevo a Maruxiña en el portabebés, es como si llevase la concha de songoku, luego cuando la bajo me siento MAS LIGERA!!!

Sabes que a yago le pasa como a Borja? sus pacientes le cuentas sus movidas y a veces hace mas de psicologo q de fisio!!!

Bilbao-sansebastian-sisters dijo...

jaja, que majo el borja , hace 2 en 1( entrenador y terapeuta)
yo jamás he pisado un gimnasio!!!¿son como los de las pelis?jaja
besos

Patricia dijo...

Hola Lala. Eso de tener entrenador suena bien como a compromiso personal. Yo voy trers veces por semana (a veces)con mi chico que me anima (está desesperao conmigo el pobre) y hago algo (poca cosa)a unclub deportivo que hay en Gijón que tiene de todo. Yo me he abonado a la bici elíptica para no hacer mucho el ridículo...

Lala dijo...

Yo hoy tuve sesión con el, y la verdad es que tengo que decir que se portó muy bien, no se paso en exceso. Y como me puso el aunque le cuesta mucho escribir me dejó un comentario.

Aralis, tu no necesitas gimnasio, bastante tienes con los dos babys como para meterte en un gimnsio y además luego los masajes te salen gratis.

b-s, sisters este como el de las pelis no, pero siempre está el típico cachitas que te meas con las caras y somidos que emite.

Patricia, el espectáculo el mío en la elíptica, las tonalidades de mi cara son un poema, desde el ligero rubor, hasta el semáforo a punto de estallar.

Besos.

AB Complementos dijo...

He llegado aquí por 1ª vez y me ha encantado tu blog! Te visitaré a menudo ;)

PQ me lo merezco! dijo...

Que bonito.
Pasate por mi blog, hay algo para ti.
Besos, Bea.

Carlos dijo...

SI ME PODEIS DAR EL TELÉFONO O EL MAIL DE ESE ENTRENADOR PERSONAL -BORJA CREO QUE SE LLAMA- OS LO AGRADECERÍA.
CARLOS
pornubesymares@gmail.com